Planes exclusivos

Ideas originales para pasar San Valentín

El ramo de rosas, la caja de bombones y la cena romántica. Seguro que todo el mundo te aconseja alguna de estas ideas, o incluso, las tres. Pero no es necesario que seas una persona tan clásica si no es lo que va contigo. En su lugar, puedes optar por otros planes que te vamos a recomendar a continuación. ¡Esperamos tus comentarios al respecto!

Patinar sobre hielo

Esta actividad es perfecta para realizar ahora que todavía estamos en invierno. Es divertida y romántica al mismo tiempo y, además, se trata de un deporte que se ha puesto muy de moda últimamente. Seguro que puedes encontrar más de un lugar en tu ciudad donde puedas ir a practicarlo.

Patinad cogidos de la mano, echaos unas carreras, intentad alguna pirueta sencilla… ¡Pero tened cuidado! Tampoco hace falta que os rompáis un brazo o una pierna, y menos, en San Valentín!

Tomar café en Barcelona

O en la ciudad en la que vivas.  Solemos pensar que reservar una cena romántica es el mejor plan que podemos ofrecer el día de los enamorados, pero la mejor manera de disfrutar de tu pareja es, simplemente, pasando tiempo juntos. Y salir a tomar café en Barcelona y otros lugares es un buen modo de invitar a la charla, de mantener viva la chispa, de seguir conociéndoos mutuamente.

Bombones caseros

Sí; al principio, te decíamos que los bombones son un regalo muy típico. Pero nuestra propuesta es que los cocinéis juntos. Pasad un divertido rato fundiendo chocolate, probándolo, escogiendo los moldes donde verterlo, esperando a que se enfríen y tomen forma… Insistimos en lo importante de pasar este rato juntos.

Sofá y manta

Otra muy buena opción es que os sentéis en el sofá, acurrucados, y os sirváis un buen bol de palomitas para los dos. Poned vuestra serie favorita, o haced una maratón de películas que os gusten o que tengáis pendientes.

Con estas opciones, seguro que se te ocurrirá el plan perfecto, ya que, incluso, puedes combinarlos. Y si se te ocurre algún otro, no dudes en llevarlo a cabo. Recuerda que no tiene por qué ser sorpresa; las comedias románticas nos han engañado mucho a lo largo de nuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *