salud

Beneficios de estar enfermo

Es probable que te haya chocado encontrarte con este título en nuestro post de hoy. Pero seguro que también recuerdas lo bien que te lo pasabas de pequeño cuando estabas sólo un poco enfermo y te quedabas en casa, en lugar de ir al colegio, y podías ver la TV, leer, jugar… No hablamos de una enfermedad que te obligue a buscar camas articuladas en Barcelona –si es la ciudad en la que vives-, sino de aquellas que se pasan a los pocos días y te permiten seguir haciendo tu vida normal.

Pues, a día de hoy, enfermar sigue teniendo algunas ventajas:

Es un aviso de tu cuerpo

Cuando caes enfermo, tu organismo te está haciendo saber que estás superando su capacidad actual para absorber el estrés producido por la vida diaria. Es posible que exista una combinación de sobreesfuerzo en el trabajo y de que no te estás abrigando lo suficiente, por ejemplo. Otra posibilidad es que estés viviendo sólo por y para el trabajo y tu cuerpo se encuentre tan agotado que ni siquiera sus defensas han podido evitar tu estado actual.

Es bueno descansar

De la misma manera, cuando tu cuerpo se agota, lo que necesita es descansar. Y aguantar cualquier ritmo elevado en ese estado sólo puede desencadenar en enfermedad por exceso de trabajo o por agotamiento. Así que, en cuanto sientas que empiezas enfermar, debes saber que tu cuerpo te está advirtiendo que necesitas un descanso. Si lo pospones, sólo será peor a medio o largo plazo.

Si haces deporte, reposarás

Muchas de las personas que realizan deporte por su cuenta, sin la supervisión de un profesional, y de manera habitual, corren el riesgo de sufrir lesiones o de sobreesforzar sus músculos y articulaciones. En estos casos, hacer reposo por enfermedad también supone una ventaja en cuanto a que el reposo nos permitirá descansar todo el cuerpo y permitirle recuperarse de cualquier esfuerzo extra que le hayamos obligado a hacer.

Por supuesto, cuando estamos enfermos, debemos seguir la pauta del médico para recuperarnos y poder volver a hacer vida normal cuanto antes, pero, mientras, podemos aprovechar nuestro descanso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *